sábado, octubre 04, 2008



Caracoleó sobre la bellaquería

¿Evento programado?

A los supinos flautistas culturales

Tláloc lanzó al ultraje su respuesta:
el cántaro volcó en la concurrencia.
Presidencial lavó la impertinencia.
-El Dios soy yo y el enanito apesta.

Derramó su pesar sobre la orquesta,
el Estado Mayor lució insolvencia.
Película de oscura incontinencia,
el señor de la mancha y su propuesta.

Fue un concierto de gotas derramadas,
plácida operación de las llamadas
evento memorable e irrepetible”.

El Instituto de Cultura ignaro,
pública deficiencia sin reparo,
pagó para mostrarse incorregible.

Cintarazo

cintarazo@hotmail.com

Mérida, incierta, 2008
Glosa: Estulticia palaciega, estupidez presidencial.