miércoles, septiembre 03, 2008



Casado con el desacato

Severa amonestación

Para Augusto y Atilano, desde Chuburná

Hondo caló en Pompeyo don Vittorio,
lección de Divina Misericordia:
-la palabra de Dios tu vida incordia-,
el recuerdo le dijo en su escritorio.

Urge te pongan un supositorio
de agua bendita para tu falordia:
Con tu monero sumas desconcordia
”,
y la voz musitó un requisitorio.

Tu director requiere en el zapato
una piedra, no un César mentecato
”,
le pareció escuchar la voz de Alfredo.

A Romero Sabido no menciona
para no molestar a una persona
que le apagó la vela con un pedo.

Cintarazo


Mérida, Berlieana, 2008

Glosa: ddy de hoy, pagina 4 local, “La piedra en el zapato”.