miércoles, julio 09, 2008



Todo cae inevitablemente

Nuestro Perito Moreno

A Roldán Peniche Barrera

Se alza gigante sólido, imborrable
en la memoria por su gran tamaño:
kilómetros de un rostro hirsuto, huraño,
alto sesenta metros, envidiable.

Importancia mundial inolvidable,
de un carácter inhóspito y extraño.
Alabado lo mismo ayer que hogaño,
al par impresionante y admirable.

Digamos gélida caricatura.
Regalo singular por su textura,
aún en invierno registra gran falla.

Así el cartón, oxígeno del Diario:
al derretirse desnuda el osario
y un gran silencio sus columnas calla.

Cintarazo

cintarazo@hotmail.com

Mérida, diabólica, 2008