miércoles, julio 30, 2008



Natis Emilio Orlando se parece a Fernando, Francisco no

Acezante

A don Pancho Cachondo, senior

Claro, no es el alijo de Peralta,
más si notable yate peregrino.
Lo usará (no lo dijo, lo adivino)
para pasear a Ivonne si le hace falta.

Podrán beber un refresco de malta.
Dos sorbos. Cuidemos el talle fino.
Sin cerdear la gordura del cochino:
luna redonda, la lonjita salta.

Rememoró del viejo tronco a Pancho
la ordeña de un centavo, gordo y ancho,
para pagar su casa al campesino.

Pelo de cuervo, dientes de marfil,
no concibo a la doña y a su alfil
paseando en los excesos del sobrino.

Cintarazo

cintarazo@hotmail.com

Mérida, pachangona, 2008