viernes, julio 25, 2008




Ddy, local, 8 y 9: -Te compro con el erario

Costosa vanidad

A la defensa del petróleo mexicano

No es el recinto de arcos y campanas
ni el chacmol ni siquiera los flamencos,
tampoco Kukulkán, penca de pencos,
ni el hipil, dzemuleña entre fulanas.

Luce oronda vergüenza de esas planas
al retratarse, emblema de cellencos.
No son de patos sus guardias podencos,
gusta de perlas y el canto de ranas.

Santa de Tony y de su desayuno,
si don Abel fuese el número uno
sufriría lo que Loret de Mola.

No pudo encarcelar a los ladrones,
para eso se requieren dos cojones
y no tener roja y larga la cola.

Cintarazo

cintarazo@hotmail.com

Mérida, periodiquera, 2008