sábado, junio 21, 2008






















Púdica reculada

El templo lo vio todo

Vendido no recuerda o regalado,
pero tácita brilla su autoría.
¿Pincel que luego ya no merecía
o réclame por no haberla pagado?

En Santa Ana expusieron el pecado
y ardió con Troya su filantropía.
Otro era el proceder que convenía:
primera instancia, no haberlos pintado.

Se desautorizó Loret de Mola:
Teresa púdica se oculta sola
y a La Quilla premia con su actuación.

Cuadros restaron para el homenaje.
Caso vernáculo en el que un ultraje
deja su huella en una exposición.

Cintarazo

cintarazo@hotmail.com

Mérida, pictórica, 2008