domingo, mayo 25, 2008


Así lo interpreta su candidata

Carmesí enfurecido

A un ex procurador embarrado

Rojos los adocretos de Montejo
donde al Diario se ve comprometido.
Pecoso y rojo de un rojo subido,
su esposa aseveraba, es el pendejo.

A su madre y abuela en ese espejo
Berta Eugenia, con un verbo encendido,
reflejaba el palmito del marido
como la maldición del rubinejo.

De rubor faltos sus editoriales,
roja brigada por la Ginerés
buscó escritor acorde con sus males.

Halló a Carlos Sobrino en buscapiés,
violencia guinda según sus anales.
Su prole es azafrán. ¿Cómo la ves?

Cintarazo

Mérida, españolizada, 2008