miércoles, abril 09, 2008


Dos primos periodistas anochecen

Necrofilia incestuosa

A Felipe Ahumada Vanconcelos, de pisa y corre

Joyas a un banco por rebuzno puestas,
rivalidad de bofe monorrimo:
Pompeyo en banca, encaramado el primo.
Burla de renacuajo a sus propuestas.

El Diario compelido aceptó apuestas,
Por Esto, familiar, dijo “me arrimo”.
Un cronista, por fin, apunta al timo,
Mamut acude a su lacayo Gestas.

¿El fin del PAN? ¿De la ciudadanía?
¿Berlie consagra tanta porquería?
¡Qué primates, qué valores a modo!

Mesa de vicariato: ni un lamento,
come y fuma sabroso Sacramento.
En el bar irlandés se empina el codo.

Cintarazo

Mérida, consagratoria, 2008