jueves, abril 03, 2008


¿Cuatro melones por Adelaida?

La estupidez

A Teletona y su anexo de cultura

Carlos es y será siempre el más grande
crítico de arte raro cultivado:
incólume su flema ha demostrado
cómo en Mérida azul crece y se expande.

Acata un chiquitín. “Lo que usted mande:
nosotros pagamos anticipado.
Nuestro cabildo está domesticado.

Un monero pensó en el culto al glande.

Vanguardia del panismo patricista,
como si fuesen euros cobra artista
las heces comunales y su hedor.

Fue un lapsus de Juanín. Falló Fernando.
Vulgo dixit, “estaba el par cagando
cuando opinó de su hermano menor
”.

Cintarazo

Mérida, culterana, 2008