domingo, abril 13, 2008


Con el mismo nombre, descastado

Obituario impostergable

A mi tía Gila, nonagenaria

Descarlosmenendizado el Yucatán,
tras su eclipse sale Diario extranjero,
prontuario comercial bajo el dinero
de un traspaso con maquillado plan.

En amarillo, apachurrado flan,
se desinfla banal y traicionero.
Sin contenido, un sucio carcelero
de los ausentes, de los que se van.

Faltos de fe, ayunos de conciencia,
pactaron tibios con la insuficiencia
nutrida en la mentira que cobija.

Sufren hoy el desplome de su oro
hundido el apellido sin decoro:
¡adiós al fundador, adiós a su hija!

Cintarazo

Mérida, simuladora, 2008